sábado, 4 de mayo de 2013

II JORNADA DE PROTOTIPOS EN HOMOLUDICUS VALENCIA

El sábado pasado tuvo lugar la segunda jornada de protos en Homoludicus. Sólo pude ir por la tarde y se me pasó volando. Debido al poco tiempo de que disponía, me centré en probar dos prototipos míos. Los del resto de autores sólo pude ojearlos, aunque ya había probado el Walking on the Moon, de César Gómez, días antes:


Y Vasco Berzosa me estuvo enseñando Colorinto, un interesante juego de agudeza visual:


El primer prototipo que probé fue Neuronial, con el único cambio con respecto a pruebas anteriores de tener las cartas sensiblemente más grandes. En esta ocasión se ofrecieron a jugar unos chavales de instituto cuyos gustos tiraban más bien hacia juegos de zombies y de dungeons, así que el test se convirtió en todo un reto. 



De la pandilla de siete jugaron cuatro (máximo número permitido actualmente) y lo cierto es que se entregaron bastante, poniendo toda su atención para tratar de salir victoriosos tanto en las pruebas lingüísticas como en las de cálculo rápido. A veces alguno se equivocaba en una operación o formaba una palabra con la sílaba incorrecta y los demás se reían pero, en general, jugaron a un buen nivel. 

Al final de la partida valoraron el juego y lo aprobaron con nota. Una de las cosas que más les gustó fueron las cartas de lastre, con las que hubo carcajadas, algo de agradecer en un juego de concentración mental como éste. 


Por último, probé mi nuevo prototipo, COLOR RACE, con César y sus compinches:


La partida me gustó, tras un inicio denso se fue agilizando ronda a ronda (y eso que la dificultad iba en aumento). Hubo un incidente con un puzle porque tenía un fallo en los números de las piezas indicadas para resolverlo y el pobre Ruti se volvió loco intentando completarlo pero luego transcurrió todo correctamente. El test me sirvió para comprobar que en el mazo de cartas especiales hay unas muy poco útiles y otras muy poderosas (los comodines) y para hacer una modificación en los puzles de nivel 4, a los que añadiré una pistita, porque así en blanco son mucho más difíciles que los de los niveles anteriores. Fue interesante y la partida emocionante hasta el final...


¡Hasta la próxima!