miércoles, 30 de noviembre de 2011

JESTA 2011: Probando SOPAMANÍA y EL JUICIO


Este pasado fin de semana tuvo lugar el acontecimiento lúdico más importante del año en la Comunidad Valenciana, dentro del ámbito de los juegos de mesa. JESTA (Juegos de estrategia y de tablero) son unas jornadas de dos días de duración en las que cientos de seguidores conviven en un moderno espacio compuesto por cinco o seis salas y disfrutan de un gran número de juegos de muy diversos tipos.

Yo, por mi parte, aproveché para sacar a la mesa dos de mis últimos prototipos y compartirlos con jugadores experimentados como Nacho (Decanox en la BSK ), coeditor de Assylum Games, la recién creada editorial valenciana de juegos de mesa y Diego, autor de buenos juegos todavía sin editar (inmerecidamente) y ganador del blog del año dedicado a las reseñas de juegos de mesa, principalmente (gaming with my suegra).

Para complacencia de todos los participantes, los dos prototipos gustaron bastante, aunque en EL JUICIO opinaron que es como dos juegos en uno, ya que tiene dos partes claramente diferenciadas, cosa habitual en otros juegos. Sin embargo, en el mío la temática de la segunda parte contrasta con el puzzle abstracto de la primera, a pesar de ambientarlo con frases de testigos que suben a declarar. Estudiaré la posibilidad de separar ambas partes, quedándome con la segunda, que es la que realmente atañe al juicio (y a ver si aprendo a mentir mejor, que me pillasteis en pleno veredicto).


SOPAMANÍA, en cambio, no tiene objeción alguna. Después de ajustar los tiempos, las puntuaciones, los temas y la proporción de letras con las que se maneja el maestro sopero, la única duda que tengo es si vale la pena construir un tablero de 7 x 7 letras, en lugar del actual de 6x6. El juego gusta allá donde va.


Bueno, eso en cuanto a mis protos. Otra cosa que hice en las jornadas fue volver a jugar al Banjooli Xeet, con su autor, Diego Ibañez. Esta vez jugamos a la última versión, que parece ya definitiva y que me gustó mucho, sobretodo el nuevo elemento del vórtice. La nueva versión de Papúa no pude probarla, pues me tuve que ausentar toda la tarde por motivos familiares.

Al regresar, probé algunos juegos comerciales: King of Tokyo (sencillo pero muy divertido), interrumpido por los de Canal 9, que nos grabaron un rato y entrevistaron a Nacho, Absolutas idioteces (descatalogado, muy interesante) y, anteriormente, Drako, un juego excesivamente simple. Me quedé con las ganas de probar otro prototipo que llevaba en la maleta, el WHAT A FACE (el de las caritas), pero no hubo tiempo. Por lo menos, a la gente le pareció atractivo cuando comenté de qué iba.

Antes de irme, me compré un juego de cartas y tokens llamado JAIPUR, a recomendación de Chemo y de Batman (dos cracks de estas cuestiones) y a fe que no erraron en sus elogios hacia el juego, pues ya lo he probado y me encanta.


Como no pude ir el domingo, eché de menos a algunos amigos de este ámbito, pero en fin...

En conclusión, pasé un gran sábado rodeado de buena compañía, buenos juegos y una excelente organización.