martes, 6 de diciembre de 2011

BATTLE MARKET: Primer test


El pasado viernes pude probar mi último prototipo: Battle market, que ya le tenía ganas, sobretodo después de llevármelo a las JESTA y ni siquiera sacarlo de la maleta. Y es que no dio tiempo a todo. Bastante tuve con probar Sopamanía y El Juicio. Sí que hubo un momento en que estuve a punto de ofrecerles una partida a un grupo de adolescentes que jugaban muy animadas al dobble y, anteriormente, a otro party game en la línea de mi prototipo, pero dos razones me llevaron a no hacerlo:

1- No lo había probado ni una sola vez (estaba recién salido del horno) y no sabía si funcionaría.
2- En ese momento, estaba enfrascado en un buen juego y, en todo caso, me pareció de mala educación dejar a los demás jugadores a mitad partida.

Así que no lo saqué de la maleta. Pero después de lo de este viernes me arrepiento de no haberlo hecho porque la primera partida al Battle Market fue muy divertida.

Básicamente, se trata de un juego para 2-4 jugadores (mejor para 4), donde todos compiten por hacer la mejor compra en un mercado formado por ocho puestos de venta.


En la fotografía se pueden ver los diferentes puestos (frutería, bodega, pescadería, floristería, etc.) y las casillas de compra.

El orden de compra es fundamental, porque los primeros clientes se llevan antes los productos. Si las últimas compras se han quedado sin producto, el jugador no gana ningún punto y desperdicia su compra. La ficha circular que está en el medio muestra todos los artículos disponibles del mercado para esa ronda.

Como podéis intuir, se trata de un juego de acción simultánea, donde todos los jugadores actúan a la vez, observando la ficha central y tratando de realizar las mejores compras, procurando no cometer errores, todo ello dentro del minuto frenético que dura la fase de acción de cada ronda.


Las manos van que vuelan por todo el mercado. Si te descuidas te quedas sin nada. La batalla es más feroz que en las rebajas (de hecho, sólo se permite utilizar una mano en la fase de compras).

Como se puede apreciar, se requiere la máxima atención:


No es mi intención hacer una reseña del juego en esta entrada. Sólo quería comentar un poco por encima el espíritu de este nuevo prototipo que nos causó una gran impresión en su estreno. En resumidas cuentas, se trata de un juego que entraría en mi línea de juegos de acción simultánea (frenéticos y reflexivos al mismo tiempo).

A nivel educativo, se trabaja el cálculo rápido, con constantes reoperaciones de cálculo, pues la interacción con los demás jugadores provoca que las cuentas cambien de un instante al otro. También se trabaja la percepción espacial, las estrategias a la hora de actuar y se fomentan las relaciones entre los participantes.

Después de la sesión me quedó claro casi todo, a excepción de la cantidad de monedas que tiene cada jugador al inicio de la partida y las distintas alternativas dentro del sistema de puntuación:


Los jugadores puntúan según el género que compren. Eso hace que pueda haber diferentes posibilidades de puntuar el resultado final (la suma de todas las compras; sólo la más alta y en caso de empate la segunda más alta; la más baja como en el Genial, la suma de la más alta y la más baja...). Con las pruebas futuras podré comprobar cuál es la mejor opción.

En conclusión, se trata de un prototipo que inicia su andadura con muy buenas perspectivas.