domingo, 13 de abril de 2014

CRÓNICA DE LA III JORNADA DE PROTOTIPOS EN HOMOLUDICUS VALENCIA

Ayer tuvo lugar una nueva jornada de protos organizada por la tienda valenciana Homoludicus y allí que nos fuimos a echar el día. Llevaba en la mochila 3 prototipos aunque, como suele ocurrir en estas convenciones, uno se quedó todo el tiempo dentro (el tiempo no da para todo). 

Empezamos casi a mediodía. Éramos poquitos y nos juntamos varios autores para probar CHICAGO 1885, un prototipo de Víctor Mena basado en dicha ciudad justo después del gran incendio que la arrasó a finales del siglo XIX. Cada jugador se pone en la piel de un arquitecto que compite por construir el edificio más alto. Buen juego, costó un poco de arrancar pero lo cogimos rápido y comprobamos que funcionaba muy bien. 

 Aunque lo parezca, no estamos jugando al Magic

Luego me tocó el turno y saqué el SIMPLE Y COMPUESTO (el que saldrá editado por Blauberry en los próximos meses). Sin sorpresas. Llevaba mi segunda versión del prototipo, sin nada de lo que llevará el juego cuando salga a la venta, ni siquiera el nombre definitivo, que ya ha sido establecido y no os defraudará.

Simple y Compuesto, un juego para depredadores
 de la percepción visual


Después de una distendida comida en un chino de los alrededores, iniciamos la jornada vespertina, donde la tienda, paulatinamente, se llenó de parroquianos (aunque no todos iban a jugar a prototipos). Le tocaba el turno a César y eligió PIRATE RUSH, un filler de piratas que a falta de ajustar algún personaje que otro está prácticamente acabado, ya que funciona a las mil maravillas (y se me da muy bien). 
Detalle de los personajes de PIRATE RUSH

Llegaba el turno de Vasco, que repetía con su proto COLORINTO. El año pasado no lo llegué a jugar así que esta vez no se me podía escapar. Se trata de un juego de losetas que representan un laberinto donde los jugadores, actuando al unísono, deben buscar una ruta que entre por una puerta exterior y salga por otra siguiendo líneas que sean del mismo color y teniendo en cuenta que el blanco es comodín y que las puertas se atraviesan únicamente en la dirección de las flechas. Una pesadilla para el que se le den mal todos estos temas de percepción visual pero una idea de juego y un diseño muy inteligente que me gustó mucho. 

 Colorinto, traza la ruta más larga

A continuación salí a recoger a mi chica y volvimos a la tienda, donde nos esperaba una pareja con ganas de probar prototipos, no dejándose vencer por la tentación de los juegos comerciales. A esta pareja se unió una estudiante extranjera y les invité a probar SIMPLE Y COMPUESTO. 

Empezaron tímidamente porque no se conocían 
todos pero acabaron sin darse tregua, jaja. 

Como querían más y mis compañeros autores estaban ocupados con otros prototipos saqué GALEONES (versión 3.0), el juego más complejo de los tres que traía, con dos tableros individuales para cada jugador, uno pequeño al medio y varios mazos de cartas, además de dados, contadores y demás parafernalia jueguil. 

 Se puede apreciar lo poco que ocupa Galeones

Necesitaba a 4 testers así que Natalia se apuntó a la partida y tras un arduo set up, cada jugador en el papel de un pirata, corsario, mercante o militar de la corona, empezaron a "tunearse su barco" y a hostigar a sus enemigos.

 Los tableros color madera representan la cubierta de un galeón. 
Los jugadores consiguen cartas que mejoran sus naves.

 En la bodega guardan mercancías que les darán oro cuando las vendan 
o puntos de victoria al final de la partida, además de distribuir sus acciones

Por cuestiones de tiempo, tuvimos que dejar la partida a medias, pero fue una prueba muy útil gracias a lo que pude observar y a las opiniones de los jugadores, que fui anotando en mi libreta de juegos para que no se perdiera ninguna. El juego empieza a prometer. Seguiré trabajándolo. 

 Escena de la tienda en plena actividad

Y eso fue todo. ¡Hasta la próxima!