martes, 23 de diciembre de 2014

FESTIVAL DEL JOC DAU BARCELONA 2014 (PARTE II)

Hola amigos y amigas de Narghai, ya estamos aquí de nuevo para continuar con la crónica  de las DAU. Bien, en el momento en que lo dejamos el otro día pasé por alto mencionar que no comimos demasiado a gusto dentro del recinto lúdico. Quienes sigáis el blog de César (2maracasde10) conoceréis su opinión sobre las pizzas precongeladas que servían desde el otro lado de la barra a incautos como nosotros. 

Por la tarde, seguí liado en la zona de protos y, tras una estupenda introducción al Vuelta Rápida de Pepe Roma, tuve a un ilustre probador de juegos: Toni Serradesanferm, a quien enseñé a jugar a Sopamanía y a Paranoia. Con el primer prototipo ocurrió una curiosa anécdota y es que me salió idear una sopa de personajes malvados. Como Toni era el buscador, una de sus tareas mientras esperaba a que un servidor confeccionara la sopa era la de anotar en su hoja de jugador dos palabras que estarían en la sopa. A continuación, se desarrolló la ronda con normalidad y desveló sus dos personajes: Sauron y Vader. Por desgracia para él no estaba ninguno de ellos, aunque sí que había escondido a Saruman. Y fue buena idea poner a Darth Vader porque lo llevaba en su camiseta, y bien grande además, sólo que no me dí cuenta. Aparte de esta anécdota, lo mejor del testeo fue la sugerencia de cambiar la lista de temas por un buen montón de cartas y, sobretodo, el hecho de mencionar -durante un fugaz momento- si todos los jugadores hacían su sopa a la vez, porque eso rescató una idea que había tenido hacía tiempo, en los albores del juego y que deseché por su coste de fabricación, que no era otra que la hacer cada uno su propia sopa a la vez. En el momento en que escribo esta parrafada ya tengo la solución para que el coste del juego no suponga ningún obstáculo y las mecánicas para implementar este cambio también están definidas. Con respecto al Paranoia, la partida a dos sirvió para confirmar que no es un juego para dos, ya que pierde todo su espíritu partygamero o, si acaso, advertir de que a dos vas a jugar un abstracto tranquilo (eliminando los efectos especiales). En todo caso, agradezco a Toni su interés y sus opiniones durante las pruebas de juego. 

Bueno, la tarde transcurrió casi sin darnos cuenta y a las 20:00 horas abandonamos las instalaciones del festival para continuarlo en los alrededores. Nos juntamos un "selecto" grupo encabezado por Beorn y Simón (Ojo al Dado) y nos tomamos algo en un bar que si no fuera por la música creo que hubiésemos acabado cenando allí

A pesar del tugurio, nos lo pasamos bien con los nuevos amigos que hicimos en las dau
Del garito de los refrescos nos fuimos a la cena de Ludo, pero el restaurante estaba a tope y nos instalamos en el de al lado. De la cena sólo destacaré el buen ambiente y el té negro que solicité a conciencia para lo que me esperaba a continuación. 


23:00 horas - Lo mejor del menú, el té negro con especias traídas de ultramar
Tras despedirnos de nuestros compañeros de cena, acudimos César y yo a las Off. Éste último no tenía invitación así que tuvimos que hacer un poco de pequeño Nicolás para conseguir el pase. El camino al edificio donde acababa de iniciarse el evento nocturno nos recordó escenas dispares: a mí un escenario de Call of Duty y a César Walking Dead. Finalmente entramos en la gran sala y conseguimos una mesa casi de milagro, pues la estancia estaba abarrotada.

Sala plena de gom a gom
Para empezar la velada, jugamos a El Disfraz con las cartas nuevas hechas en printerstudio. Bien, nada nuevo aparte de más variedad. Positivo jugar con tres cartas de objeto en todo momento en lugar de dos.

00:00 horas - El Disfraz con las cartas nuevas. ¿Quién se esconderá mejor?
Luego partida a Pyramidice, mi último proto. Para jugarla a dos salió bastante bien la prueba. Se nos ocurrió bloquear dos de las 5 acciones disponibles por turno con una barca que se iba desplazando por la barra de acciones. Un testeo muy útil para un juego que combina cálculo mental rápido con estrategia básica de colección y posterior construcción de losetas. 
 
Daditos, meeples, cartas y losetas conforman este mundo egipcio

Mi pirámide final
Después de probar estos protos, nos dimos cuenta de que unas mesas más allá se encontraban varios artistas: Chechu Nieto (ilustrador de Dungeon Raiders, Revolver, el nuevo tablero de TS, etc), Pepe Roma (Vuelta Rápida), Eugeni Castaño (Cargolino Valentino), Marieta Nuñez (Zoopelin) y David Trobador (protos inconclusos), así que nos unimos a ellos y comenzó una noche de probaturas y desenfreno.

El primer juego que probamos fue SELFIE, de Pepe Roma, un filler de descubrir los gestos de los demás sin que el inspector les pille. Genial. En cada turno, un jugador hacía del que se está haciendo una selfie con sus amigos. Los demás habían recibido un gesto secreto y tenían que tratar de que el autor de la foto lo averiguara. Para ello, tenía 10 segundos para mirar a través de la cámara del móvil los caretos de toda la panda. Pero la gracia estaba en que había otro jugador que hacía de inspector, que sentado al otro extremo de la mesa tenía la ardua tarea de averiguar los gestos de los demás. Si te pillaba el inspector podías despedirte de los puntos de esa ronda.

Cartas del juego con las distintas caras que te puede tocar poner

Traseras de las cartas según rol

Resultado de una de las selfies

Y otra más 
El resultado fue estupendo. Muy bueno para fillear cuando hay ganas de cachondeo. Que lo editen. 

A continuación, como vi que había ganas de moverse, me animé a sacar el Paranoia, que tuvo una acogida excelente. De hecho, mientras yo ejercía de conductor del juego, los jugadores se picaron y jugaron tres partidas, si no recuerdo mal (la pega es que se soltó la goma del antifaz). Después una ronda de ideas maquiavélicas para generar nuevos efectos, como las gafas de celofán y alguno más que ahora no recuerdo. 

Los jugadores se emplean a fondo por colocar sus fichas antes que nadie

Hay que fijarse bien en los símbolos y accionar el timbre cuando juegas uno especial

Poco a poco se va creando una maraña de fichas que puede ser modificada a tu favor

Después se unió al grupo Xavi Carrascosa (Tortilla de Patatas) y probamos a jugar a What a Face!, mi proto de comerciar mediante gestos tratando de reunir los cuatro caretos indicados en la combinación que te haya tocado. Después de varias rondas lo tuvimos que dejar porque, al producirse los intercambios de cartas en oculto, nadie quería favorecer a los demás pasándoles cartas buenas . Más bien te la clavaban a la mínima oportunidad. Nos echamos unas risas, eso sí y, lo que es más importante, Xavi sugirió una idea muy buena que tratamos de depurarla en grupo y tal vez pueda funcionar.  

Pepe Roma comentando la última jugada
Borrador de lo que puede llegar a ser What a Face!, evolucionando a Poker Face!

 Luego fue el turno de Xavi, que nos enseñó a jugar a un proto de cartas inspirado en el programa American Storage o algo así, el de las subastas de antiguallas, piezas de coleccionismo y otros trastos. En cada turno los jugadores elegían una carta de su mano y la ponían boca abajo en el centro de la mesa, a excepción del que sacaba y un jugador más elegido por éste. Dichas cartas formaban el lote y se hacía una subasta. Quién más pujaba se llevaba el lote. La gracia estaba en que en ese momento descubría todas las cartas y se comprobaba si se había llevado un truñaco de lote o una auténtica ganga, o incluso si había un alijo ilegal y lo perdía todo. El juego era divertido, ágil y simpático, con cartas que iban desde un pato de goma hasta Homoludicus, pero Chechu Nieto se lo cargó al aguantar en la mano un montón de alijos, imprescindibles de jugar para que termine el juego. Bueno, nada que no tenga arreglo.

Las cartas eran blancas con los nombres en rotu (un proto en estado puro)

Detalle de las cartas de alijo
Al terminar la partida eran ya casi las 5:00 am y el grupo se batió en retirada, quedándonos David y yo compuestos y sin ganas de jugar a nada duro, así que echamos un vistazo a la ludoteca y cogimos uno que había oído que era buenísimo: Bakong, de Antoine Bauza. En realidad habían dicho que era malísimo, como averiguaría al día siguiente, de hecho era una especie de oca vitaminada. Igual les gusta a chavales de doce años, pero para nosotros se nos hizo bola.

No os dejéis engañar por su bonito aspecto
La noche transcurría y la gente iba abandonando el barco:

Casi 6:00 am - En la sala ya quedaban pocos valientes
 Llamamos a varios hostales y albergues de la zona, pero como todos estaban completos, aguantamos como pudimos hasta las 8:00 am y de ahí a buscar un bar, pero eso ya lo dejo para la tercera y última parte, donde sabremos si sobrevivimos a las DAU o si nos tuvieron que rescatar.
Quedaban pocas fuerzas ya después del amanecer pero todavía me preguntaba cuánto medirán las altas horas de la noche
¡Nos vemos!