domingo, 22 de noviembre de 2015

RESEÑAS EXPRESS: PRODIGALS CLUB

Esta semana la terminamos con una de las últimas novedades de Czech Games: PRODIGALS CLUB, juego que tuve la oportunidad de probar en las pasadas JESTA y que me pareció muy divertido. 

Portada del juego a cargo de Tomas Kucerovsky
 FICHA TÉCNICA:

Autor: Vladimir Suchy
Editorial: CGE
Año de publicación: 2015
Jugadores: 2-5
Edad: 14+
Duración: 60 - 90 minutos
EL JUEGO:

La historia tiene guasa porque va de ricos que se sienten agobiados por el peso de su fortuna. Nos situamos en la alta sociedad victoriana en pleno corazón de Inglaterra y parece ser que como miembros del selecto club nos hemos dado cuenta de que el jardinero, la sirvienta y demás gente pobre es más feliz que nosotros los ricachones porque no tienen apenas cargas y preocupaciones y disfrutan más de la vida con cuatro perras. ¡Así que ha llegado la hora de tirarlo todo por la borda, deshacerse de prestigio y posesiones y dar un giro de 180 grados!

El juego al completo con las tres competiciones en marcha
¡Así es, amigos! Prodigals Club es un juego para losers, o dicho de otro modo, un juego en el que para ganar hay que perder. 

Una de las particularidades que tiene este juego es que viene con tres tableros de competiciones y los jugadores pueden decidir jugar con los tres a cara de perro o emplear cualquier combinación de dos de ellos. El caso es que las tres competiciones son: arruinarse, perder las elecciones y perder todo tu prestigio social. 

Partida con dos tableros de competición (podéis ver al revés a la abuela halagadora)
Sea cual sea la combinación elegida, la primera vez que juegas es una risa porque no paras de hacer maldades para descender en todos los aspectos que tengan que ver con el estatus social. Por ejemplo, puedes dedicarte a dar mitines comunistas en Hyde Park para espantar a posibles votantes o invitar a los caballeros más selectos a cerveza aguada con la intención de que hablen mal de ti. Recuerda que tu reputación está en juego y quieres hacerla añicos.

Los meeples de sombrero de copa son todo un acierto para este juego de caballeros
La mecánica que predomina es la de colocación de trabajadores. Por turnos, los jugadores irán colocando sombreritos en los diferentes espacios disponibles de los tableros y obteniendo diferentes recursos, como cartas, votos en contra, losetas con símbolos, acciones inmediatas, etc. 

Además, cada jugador puede utilizar una vez por turno las cartas que vaya acumulando en su tablero personal de personajes u otras de un solo uso. Estas cartas son esenciales en el juego y combinarlas con sabiduría te proporcionarán combos antológicos que te ayudarán a bajar rápidamente tu fortuna, tu prestigio social o a echar por tierra tu carrera electoral.

Elegir y combinar personajes y símbolos son casi casi el alma del juego
Otra cosa que me hizo mucha gracia es el personaje de la abuela chismosa. Ésta se dedica todos los turnos a hablar bien de determinados caballeros. Esto no nos interesa porque si hablan bien de ti tu prestigio sube como la espuma y no se trata de eso así que habrá que evitar a toda costa que la abuelita se entere de que en el fondo somos buenos chicos. Para ello, el autor utiliza un tablero para cada jugador en el que se sitúan en las posiciones más altas tus dos hombres y tus dos mujeres (se supone que no nos queremos arruinar solos sino que somos un grupito de amigos). En este tablero hay 3 escalas y habrá que tratar de bajar socialmente a todos tus personajes mediante movimientos que se consiguen con acciones del tablero o de las cartas y evitando a la abuela, que al final de un turno hablará bien de los personajes que se encuentren en la escala roja, o entre los valores 6 y 10, etc. 

Tablero personal de estatus social
En algunas casillas aparecen símbolos como los que hay en las losetas o en las cartas de personajes. La combinación/acumulación de estos símbolos potencian ciertas acciones, así que hay que tenerlos muy en cuenta. 

Para ganar hay que llegar a cero en todas las competiciones que se utilicen en la partida. Esto provoca que nadie se pueda centrar en un aspecto del juego y tenga que esforzarse en todos los ámbitos. 

Prodigals Club se puede combinar, además, con su antecesor, Last Will. No lo he probado pero es una opción más, un punto más a su favor por si no tuviera bastante con lo que ofrece ya por sí solo. Así que, en definitiva, os recomiendo este juego si os parece simpático el tema y os gustan los euros de combar jugaditas. 

Recordad que podéis seguir el blog por facebook, google+ y twittercon contenidos extra y noticias de otros amigos lúdicos.