miércoles, 13 de abril de 2011

Aprender jugando 2: ¡Todos a una, Hormigojuna!




Ya hace tiempo que tenía ganas de hablaros de este juego cooperativo en el que los jugadores representan a una comunidad de hormigas cuyo objetivo es terminar el hormiguero antes de que llegue el malvado oso hormiguero, de ahí el ingenioso título (buena traducción, porque el juego no es español).


Al principio de la partida, todas las hormigas se sitúan en la explanada blanca. Los jugadores, por turnos, lanzan el dado, que tiene las siguientes posibilidades: 1, 2, 3 y oso hormiguero. En caso de sacar un número, pueden hacer dos cosas:


1) dar la vuelta a una de las 9 losetas donde está el material de construcción, que están numeradas por el dorso del 1 al 3 (3 losetas con cada número)

2) Colocar tantas hormigas como el número que haya salido en el dado.

Si eligen lo primero, al dar la vuelta a la loseta colocan una maderita sobre cada maderita que aparezca ilustrada. Sólo una de las nueve losetas no tiene maderitas.

Si eligen lo segundo, colocan hormigas en diferentes casillas. Al principio situarán hormigas de la explanada y más adelante podrán reubicar hormigas puestas anteriormente en las casillas de las losetas.

¡Cuidado! Si sale la cara del oso, el hambriento oso hormiguero avanzará una casilla de su camino hacia la explanada de las hormigas.
.

Para conseguir maderitas, las hormigas deben formar un camino continuo desde la explanada hasta la casilla amarilla que lleva a la maderita o maderitas en cuestión. En ese caso, los jugadores ganan la maderita y la colocan en el hormiguero en construcción.


El hormiguero consta de varios pisos. Para poner un nuevo piso es necesario colocar todas las maderitas que indique la ilustración de cada piso.



Hay 4 hormigas de colores para que los jugadores se sientan identificados con una hormiga en especial. También lo son para la variante competitiva, que no me interesa usar con alumnos y alumnas, de momento.



Aquí vemos el hormiguero a punto de ser acabado.


¡Ya está! Al oso hormiguero sólo le quedaban tres casillas para llegar a la explanada, menos mal.


En conclusión, este es un juego bonito, con un material de alta calidad y que fomenta el trabajo en equipo, la cooperación entre los jugadores y trabaja las primeras estrategias de gestión de recursos.