martes, 25 de junio de 2013

LOS TRECE TRÉBOLES: YINCANA EN EL CENTRE AMBIENTAL EL VEDAT (CON JUEGO INCLUIDO PARA QUE PARTICIPÉIS)

El domingo pasado realicé la primera yincana sobre mi novela Los Trece Tréboles, en unas instalaciones nuevas, modernas, respetuosas con el medio ambiente y que están situadas en un entorno natural donde se está muy a gusto. 

Con la ayuda de Soraya, trabajadora de la empresa que gestiona el centro (Natura y Cultura), ideamos una yincana ambientada en la novela. 

Primero, les presenté a los niños el libro, con un entretenido powerpoint (en realidad es para más mayores, pero bueno, tuvimos público infantil, que es muy entusiasta).

Luego estuvimos explicando los 4 juegos que habíamos preparado. En este caso, un juego cooperativo sobre la construcción de una torre, que hay que terminarla antes de que llegue el rey.



La herramienta de construcción es tremendamente original, ya que se trata de un anillo elástico que se abre y se cierra al estirar desde las cuatro cuerdas que lo conforman y que manejan diferentes jugadores. Si no se cordinan es imposible transportar las piezas de madera que forman la torre.

(imagen de BGG)

Después, cada equipo (se formaron dos) pasó a jugar a un juego distinto. Éste es Colour Code, en el que hay que formar el código de color que sale en cada imagen escogiendo las piezas correctas y superponiéndolas de una única forma posible. 


Otro juego era el de hacer castillos igual que en la fotografía, complicándose cada vez más los retos (Castle Logix)

Los niños trabajaron en equipo para solventar un castillo de nivel máximo

El último juego era el Titanic, donde los jugadores debían manejar las barcazas de rescate para salvar a todos los náufragos, con una sola solución posible

En la novela, los personajes colaboran para superar cada reto y, en los momentos de descanso, cuando están en la vida real, se entretienen jugando a Colour Code y Titanic. En la realidad virtual, viven ciertas aventuras medievales, de ahí que incluyera los juegos de castillos en la yincana. 


Al terminar cada reto, Soraya les entregaba un papel con unas letras y una pista para que encontraran otro fragmento que estaba escondido en algún lugar del centro medioambiental. Al finalizar todas las pruebas, los jugadores obtuvieron ocho fragmentos que al ordenarlos descubrieron el título de la novela, como se ve en la foto de arriba. 

También hubo un juego extra en el que implicamos a los padres, pues tenían que ayudar a buscar en el siguiente dibujo (sacado del estupendo juego Kaleidos) los elementos pedidos en la lista de arriba. 


Y, ahora, os propongo que me mandéis vuestra lista de objetos encontrados, ¡a ver si alguien saca un 10!