martes, 25 de junio de 2013

PROYECTO DESARROLLO DE LAS COMPETENCIAS: ¡VIVA EL REY!

En el juego que hoy reseño reza la introducción que: "El buen rey Vladimiro Miritiro, cansado de su cargo (no como el de aquí), ha decidido elegir un sucesor de entre sus súbditos".


En ¡Viva el Rey!, los jugadores reciben una carta con 6 personajes secretos: los 6 súbditos que han de procurar que queden mejor posicionados al final de la ronda. 


 El juego se desarrolla en 3 rondas, aunque se puede jugar una sola según el tiempo disponible.

Hay 13 personajes diferentes y un tablero que representa el castillo, con 7 pisos de altura. Cada piso representa un estamento:

- Sótano: sirvientes
- 1º: artesanos
- 2º: comerciantes
- 3º: oficiales
- 4º: dignatarios
- 5º: nobles
- Arriba del todo: Trono del Rey


Cada ronda se juega así:

1- Colocar personajes

Por orden de jugador inicial, los jugadores escogen a uno de los 13 personajes y lo colocan entre los pisos 1º y 4º, sin poder colocar a más de 4 por piso. Siempre sobra un personaje que se coloca en el sótano o mazmorras.


2- Mover personajes

Por orden de jugador inicial, cada jugador asciende a uno de los 13 personajes colocados en el tablero, recordando que no puede haber 5 personajes en un mismo nivel y que sólo puede ascenderse un piso.


En el momento en que un jugador llega al Trono del Rey, se convierte en nominado para ser rey. En ese instante todos los jugadores votan en secreto. Para ello disponen de una carta de voto a favor (que nunca se gasta) y de varias (dependiendo del número de jugadores) cartas de voto en contra, que sí se gastan. 

Cuando todos los jugadores colocan su carta de voto en la mesa boca abajo se dan la vuelta y se comprueba: si todos han votado a favor ¡ya hay nuevo Rey!, pero basta con un voto en contra para que el personaje nominado sea expulsado del castillo.


La ronda termina cuando haya nuevo rey, así que si el personaje nominado ha sido expulsado se continúa jugando hasta que un súbdito sea aceptado por todos los jugadores, que será tarde o temprano, ya que las cartas de voto en contra se descartan una vez utilizadas (al iniciar una nueva ronda se recuperan, lógicamente).


Al terminar la ronda, todos los jugadores revelan su carta de personajes secretos y suman los puntos que cada uno otorga en función de la posición en el castillo en la que hayan terminado. Un personaje en las mazmorras da cero puntos, lo mismo que un personaje expulsado del castillo. Los demás dan un punto por cada piso donde se encuentren (por ejemplo, los dignatarios dan 4 puntos). Por último, el personaje nombrado rey otorga 10 puntos de golpe a los jugadores que lo tengan en su carta.




¡Viva el Rey! es un juego muy divertido y muy tematizado, donde el faroleo, la intuición, la búsqueda de alianzas (si te puedes fiar del otro) y una pizca de suerte son los ingredientes fundamentales para tener éxito. Sencillo, rápido y fresco.