sábado, 28 de febrero de 2015

RESEÑAS FAMILIARES: FANTASMA BLITZ

Buenas a todas y a todos. En los próximos días vais a ver reseñas de juegos que tal vez no sean novedad, pero que por su calidad merecen estar dentro de los aspirantes al concurso 5º Aniversario. Y hoy es el turno de FANTASMA BLITZ.

Aquí está nuestro amigo el fantasma sonriente
Autor: Jacques Zeimet
Editorial: Devir
Año de publicación: 2010
Edad: 8+
Jugadores: 2-8
Duración: 20 minutos

IDEA DEL JUEGO:

En Fantasma Blitz hay que asociar uno de los 5 elementos del juego con la ilustración de cada carta.


Aquí tenemos los componentes del juego: 60 cartas y 5 figuras de madera

OBJETIVO:

Ser el jugador con más cartas al final de la partida

PREPARACIÓN:

Se sitúan en medio de la mesa las 5 figuras de madera. A continuación, se baraja el mazo de cartas y se coloca próximo a las figuras.

Aquí están las 5 figuras del juego al detalle
DESARROLLO:

El jugador que más recientemente haya estado en un sótano da la vuelta a la primera carta del mazo y, rápidamente, hay que asociar la carta a una y sólo una, de las figuras del juego. El primer jugador que coja la figura correcta gana la carta. Después, devuelve la figura al centro de la mesa y da la vuelta a la siguiente carta. Así hasta que se termine la baraja. 

¿PERO QUÉ APARECE EN LAS CARTAS?

En cada carta aparecen 2 de las 5 figuras del juego.

¿Y CÓMO SE DETERMINA LA FIGURA CORRECTA?

Pues hay dos casos:

A) CASO FÁCIL:

 Una de las dos figuras que aparecen es exactamente del mismo color que la figura de madera representada.
El ratón es gris, el sillón es rojo y el fantasma de la carta de la derecha es blanco
 En estos casos, simplemente hay que coger la figura dibujada con su color real: el ratón en el primer ejemplo, el sillón en el segundo y el fantasma en el tercero.

B) CASO DIFÍCIL:

Ninguna de las figuras representadas coinciden con el color real del objeto de madera.

El color de ningún dibujo coincide con la figura que representa
En estos casos, hay que coger el objeto que no aparezca en la carta, ni en forma ni en color. Por ejemplo, en la carta de la izquierda no se pueden coger ni la botella ni el libro (ya que aparecen con un color que no es el suyo) pero tampoco se pueden coger ni el ratón ni el sillón (porque aparecen sus colores: gris la botella y rojo el libro). Por tanto y, una vez descartados estos 4 objetos, sólo queda el fantasma. Así que en el primer ejemplo habría que coger el FANTASMA, en el segundo ejemplo el RATÓN y en el tercero también el RATÓN (no hay gris ni ratón).

Dos jugadores se disputan el libro
¿QUÉ PASA SI COGES UNA FIGURA QUE NO ES?

Cuidado, amigo. En este juego hay que jugar rápida pero reflexivamente porque si te equivocas tienes que pagar una carta ganada en rondas anteriores al ganador de la ronda. Además, sólo se puede coger un objeto. No vale cambiar al darte cuenta de un error.

Una jugadora parece darse cuenta de que acaba de coger el objeto que no tocaba

FINAL DE LA PARTIDA:

La partida finaliza al agotarse el mazo de cartas. El jugador con más cartas se convierte en el vencedor.

OPINIÓN PERSONAL:

Con Fantasma Blitz pasa como con otros juegos de su nivel. Ya estamos con uno de esos juegos que dices: ¿es infantil, es familiar? Yo lo considero familiar por la simple razón de que es un juego que funciona con todas las edades. Es sencillo pero un reto intelectual lo suficientemente interesante para que niños y mayores lo disfruten a por igual. 

Los momentos frenéticos son habituales en este juego, sobretodo entre principiantes

Es muy rápido y no hay tiempo para el aburrimiento. Intelectualmente, el hecho de tener que reconocer el objeto correcto cuando normalmente estás viendo otros dos que no lo son en la carta supone un ejercicio de asociación de ideas muy interesante. Curiosamente, cuando te acostumbras a esta circunstancia y aparece una carta de las fáciles, cuesta cambiar el chip. Si no tienes cuidado es fácil caer en la trampa y coger la botella o el sillón cuando aparece una carta como la primera que he puesto de los casos fáciles (la del fantasma azul con el ratón gris en la cabeza). Así que hay que estar siempre rápido y despierto. 


Siempre hay que estar al acecho
Además, el juego cuenta con una variante que aumenta un punto la dificultad. Se trata de nombrar el objeto correcto si está en la carta o cogerlo sin decir nada, como en la versión normal. Esto está bien para quien ya haya jugado mucho. 


Un consejo que doy para jugar con los más pequeños es retirar del juego los casos difíciles y empezar a practicar con las cartas fáciles, para luego dar el paso y añadir las demás cartas.

Y, a continuación, os dejo con algunas escenas que muestran lo bien que se lo pasan los alumnos jugando a Fantasma Blitz:






Por último, tengo que mencionar que Fantasma Blitz tiene dos secuelas: Fantasma Blitz 2.0, que es combinable con su antecesor y Fantasma Blitz, las 12 menos 5, que aumenta la dificultad de sus hermanos pequeños, ya que contiene 9 objetos y en las cartas aparecen 3 figuras en lugar de 2. Y en la pasada Feria de Nürenberg se anunciaron nuevas secuelas, por lo que Fantasma Blitz lleva camino de convertirse en una saga.

Todos los juegos del protagonista de esta reseña los podéis encontrar en:


Y nada más por hoy, recordad que podéis seguir el blog por facebook google+, con contenidos extra. ¡Nos vemos!