domingo, 31 de mayo de 2015

RESEÑAS JUGONAS: LOS VIAJES DE MARCO POLO

¡Qué tal amigos! Para terminar bien la semana os voy a hablar de uno de los juegazos del momento, siempre que seáis amantes de los euros quemaneuronas, claro está. Hoy vemos MARCO POLO:

Las ilustraciones de Dennis Lohausen son una pasada
FICHA TÉCNICA

Autores: Simone Luciani y Daniele Tascini
Editorial: Hans im Glück
Año de publicación: 2015
Edad: 12+
Jugadores: 2 a 4
Duración: 60-120 minutos

IDEA DEL JUEGO

Era el año 1271 cuando el joven Marco Polo, con tan sólo 17 años, emprendió un viaje junto con su padre y su hermano mayor desde Venecia hasta la corte de Kublai Khan, donde llegó en 1275 tras recorrer lugares emblemáticos como Jerusalén o Mesopotamia y a través de la Ruta de la Seda.

En este juego, los jugadores recrean ese viaje y lo harán, como no, tratando de sacar la mejor tajada en cada acción. 

Tenéis que saber que hay dos modos de juego, el básico y el avanzado. En esta reseña os voy a comentar mis impresiones en el modo avanzado, que es el bueno de verdad (¿para qué vamos a ir con tonterías?) ya que entran en juego los personajes y los objetivos secretos. 

ESTRUCTURA DE LA PARTIDA

La partida consta de tan sólo cinco rondas y cuando echas un vistazo al tablero y a las acciones que tienes por turno te vas haciendo una idea de que no vas a poder visitar todas las localizaciones que abundan por el mapa eurasiático. Así que, durante la explicación de la partida, ya te das cuenta de que vas a tener que planificar tu ruta desde el principio, procurando no dejar lugar a la improvisación si quieres que los planes salgan bien (más o menos como diría Hanibal Smith).
  
Plano general del tablero de juego con las acciones que se pueden realizar

Como en todo juego con pocas rondas, sabes que se pueden hacer muchas cosas en cada una de ellas. ¿Pero cuántas exactamente? Pues depende. Cada jugador tiene 5 dados que lanza al principio de la ronda y representan las acciones que puede hacer (siempre de forma alterna). Lo que ocurre es que hay acciones que sólo cuestan un dado y otras que pueden llegar a costar hasta tres dados. Además, hay acciones que no requieren gastar ningún dado y también puedes comprar dados extra o conseguirlos con determinadas acciones. Así que, en principio, no se puede determinar todo lo que podrás hacer en cada ronda pero si te lo montas bien llegarás lejos.

¿QUÉ ACCIONES HAY?

1- Obtener recursos: puedes conseguir camellos, pimienta, seda u oro. Los dos primeros son fáciles de conseguir pero la seda, como hay que gastar dos dados ya pica más (debería ser la pimienta, juas) y el oro ni te cuento. 

El libro de los recursos, un estupendo mercado para conseguir lo que necesitas
Las acciones son más o menos potentes en función del número del dado utilizado. Por ejemplo, si pones un 6 en la casilla para comprar camellos te llevas 6 camellos. Si pones un uno sólo te llevas uno. Así de simple. Lo que pasa es que si no eres el primero en realizar una acción, en lugar de ser gratis tienes que pagar tantas monedas como el número que pongas en el dado, así que tendrás que ir con ojo para que no se te adelanten si tienes pensado hacer algo gordo. 

Aquí todos los jugadores menos el azul han tenido que pagar dinero extra
 por realizar la acción de viajar.
2- Conseguir monedas: Por un dadito te llevas 5 monedas. Si no eres el primero en realizar esta acción más vale que pongas un uno para que te salga rentable.

3- Adquirir contratos (hasta dos): Al principio de cada ronda se sacan 6 contratos y cada jugador puede acumular hasta dos contratos en su tablero personal. Con un seis puedes comprar cualquier contrato disponible y llevarte recursos extra.

4- Favor del Khan: Pones un dado igual o superior al anterior y te llevas dos camellos y el recurso que elijas (normalmente oro, que ya habéis visto que es muy caro). 

5- Viajar: Se necesitan dos dados para viajar. Podrás avanzar tantas localizaciones en el tablero como la cifra más baja de los dos dados que pongas y pagando el coste correspondiente.

Todas las acciones son fundamentales y durante la partida hay que ir desenvolviéndose con acierto para no quedarse sin los recursos necesarios para avanzar en tus planes. Si necesitas una buena cantidad de recursos lo mejor es darse prisa porque si se te adelantan te va a costar una fortuna adquirir 4 pimientas o 4 sedas, por ejemplo. Si tienes algún uno no tendrás prisa en ir a por dinero, ya que conseguirás 4 monedas aunque otros hayan ido antes a esa acción. Con el favor del Khan hay que tener mucho cuidado porque es una forma fácil de conseguir oro y si alguien juega un número muy alto te lo puede bloquear u obligarte a jugar ese seis que tenías pensado para otra cosa. Y viajar también ofrece varias dudas. Por una parte, si eres el primero te saldrá más barato y si eres el primero en visitar una ciudad te llevarás recursos extra. Pero si viajas el último te convertirás en el jugador inicial de la siguiente ronda. 

ACCIONES LIBRES O ADICIONALES:

En tu mismo turno, puedes gastar un dado para coger 3 monedas, gastar 1 camello para relanzar un dado, gastar 2 camellos para modificar un punto el resultado de un dado, gastar 3 camellos para llevarte un dado extra (esos negros del medio del tablero) o completar un contrato.

COMPLETAR CONTRATOS:

No hay que perder de vista los contratos. En función de los recursos que tengas o que creas que vas a conseguir te interesarán unos u otros. Los contratos dan muchos puntos de victoria y cuando los completas obtienes suculentas ventajas como obtener unos recursos concretos, llevarte un dado negro, adquirir otro contrato a ciegas o viajar a una localización adyacente pagando su coste. Esto último está muy bien teniendo en cuenta lo que cuesta viajar en este juego. Y qué me decís del dado negro, tener una acción más se puede decir que no tiene precio. Encima, para el jugador que haya cumplido más contratos hay una bonificación de 7 PV al final de la partida. 

Mi personaje se hinchó a cumplir contratos y eso le dio muchos puntos
Sé que es el tema más pegado de todo el juego pero os recomiendo no descuidaros de los contratos.

PANEL DEL JUGADOR:

Cada jugador tiene un bonito tablero en el que se puede organizar sus recursos tal y como veis en la siguiente imagen:

El tablero personal está lleno de detalles que facilitarán tu ardua tarea
PERSONAJES:

Al principio de la partida se saca un personaje más que el número de jugadores y, empezando por el último, cada jugador elige un personaje. Los personajes dotan a cada jugador de una habilidad especial (o dos incluso). 

Aprovechar bien las habilidades de tu personaje es un aspecto fundamental del juego
Hay uno que te da un dado más y un contrato todas las rondas, otro con el que no pagas aunque la casilla de acción ya esté ocupada, otro que eliges la cifra de tus dados en lugar de lanzarlos al azar, etc. Como veis, son habilidades muy variadas y muy poderosas que le dan una variedad buenísima al juego.

OBJETIVOS SECRETOS:

Los objetivos secretos son una especie de cartas como las de las rutas de ¡Aventureros al Tren!. En este caso, para cumplirlos tienes que haber visitado las dos ciudades mostradas en cada carta. Si has visitado sólo una, al menos te llevas una puntuación parcial. Al empezar la partida recibes cuatro y tienes que quedarte con dos.

Objetivos secretos de un jugador. Importante cumplir al menos uno

LOS DADOS NEGROS:

Ya os he dicho que los dados negros se consiguen pagando tres camellos. Parecen caros pero os aseguro que se acaban pronto ya que tener una acción más o que te permita realizar una acción de dos o tres dados es muy bueno. Además, las acciones básicas no se pueden repetir en la misma ronda pero con dados negros sí. Por ejemplo, en circunstancias normales sólo puedes ir una vez a por las cinco monedas. Con un dado negro podrías volver a por otras cinco del ala, así que estos dados son muy apreciados.

LA IMPORTANCIA DE VIAJAR:

El último elemento que nos queda por ver es el mapa, por el que los jugadores van desplazándose cada vez que viajan. Todos salen desde Venecia y los objetivos secretos hacen que cada cual se trace mentalmente la mejor ruta para intentar cumplirlos. Pero además está Beijing, que da puntos al final de la partida a quienes pongan allí un puesto comercial en función del orden de llegada. 

Las localizaciones pueden ser simples oasis, aldeas o ciudades. En las aldeas que pongas un puesto comercial recibirás los ingresos marcados al principio de cada ronda (¡interesante!) y las ciudades desbloquean nuevas acciones sólo disponibles para quienes monten en ellas su chiringuito. El coste de viajar se paga siempre con dinero a secas o con dinero y camellos. Por el mar no gastas camellos pero te pegan unos sablazos de infarto y por en medio del desierto el coste en camellos es tremendo. ¡Te acordarás de Samarcanda!

Hay que pensar muy bien la ruta porque las conexiones entre ciudades es muy escasa y el tiempo muy limitado, de ahí que conseguir acciones de viajar por medio de contratos o por visitar el primero una ciudad sea muy importante. 

Por si esto fuera poco, el hecho de poner puestos comerciales no sólo desbloquea acciones para ti y te da más recursos en la fase de ingresos sino que puedes conseguir 5 PV al colocar el octavo mercado y 10 PV al colocar el noveno.  

Los viajes de Marco Polo en su recta final

FINAL DE LA PARTIDA:

Tras la quinta ronda se puntúan los objetivos secretos, los puntos de Beijing, se cambian recursos y monedas para rascar algún puntito que otro y se le dan 7 puntos al jugador con más contratos. Gana el jugador con más puntos de victoria.

CONCLUSIÓN FINAL:

Ya he ido dando mi opinión y algunos consejos a lo largo de la reseña. Nos encontramos con un juego de gestión de recursos tematizado con los viajes de Marco Polo muy calculador y con muchas estrategias para conducirte a la victoria. Se puede decir que hay una ensalada de puntos muy feldiana, ya que se van consiguiendo por diversos medios y el uso de los dados me recuerda bastante al Bora Bora, pues donde pongas un dado y según la cifra conseguirás una acción más o menos potente e influirás sobre el resto de jugadores. 

La rejugabilidad es brutal ya que a los objetivos secretos hay que sumarle la variedad de personajes y las cartas de acciones y losetas de ingresos que aparecen al azar por las diferentes aldeas y ciudades del mapa. 

En cuanto a la interacción, para ser un eurogame de colocación de trabajadores es bastante alta gracias al uso de los dados, los poderes de los personajes y la importancia de ser los primeros en llegar a ciertos sitios. 

Por último, la calidad de los componentes y el arte gráfico de Los Viajes de Marco Polo también es muy alta y favorecen la experiencia de juego. 

Por todo esto es un juego que recomiendo sin ninguna duda. Espero que os haya gustado. Y recordad que podéis seguir el blog por facebook, google+ y twitter, con contenidos extra y noticias de otros amigos lúdicos. ¡Nos vemos!