jueves, 30 de julio de 2015

RESEÑAS EXPRESS: IMPERIAL ASSAULT

¡Hola, amigos lúdicos! Hoy vamos a ver una reseña que es más bien una primera impresión de un tipo de juego que no suele ser habitual por aquí. Se trata de la nueva bestia que acaba de traer a España Edge Entertainment y que puede causar furor entre los amantes de los ameritrash, esos juegos de muchos dados, muchas miniaturas y más azar que estrategia. Hablamos de IMPERIAL ASSAULT.

Se aprecia que la caja es profunda para albergar todo lo que lleva dentro
 FICHA TÉCNICA:

Autores: Justin Kemppainen, Corey Konieczka y Johnatan Ying
Editorial: Edge Entertainment
Año de publicación: 2015
Jugadores: 2 a 5
Edad: 12+
Duración: 90 minutos por misión
IDEA DEL JUEGO:

IMPERIAL ASSAULT es un juego que recrea la época de la Guerra Civil Galáctica entre la Alianza Rebelde y el Imperio Galáctico después de la destrucción de la Estrella de la Muerte. 

Digamos que vienen dos juegos en uno ya que se puede jugar en el modo campaña, donde uno hace de malo malote del Imperio y el resto de héroes rebeldes que se enfrentan a aquél y sus prácticamente ilimitados recursos uniendo su pericia y mejores habilidades, a lo largo de una gran campaña con una treintena de misiones. Y también se puede jugar en el modo escaramuzas, que son partidas pensadas exclusivamente para dos jugadores, cada uno manejando a uno de los dos bandos. 

Los tableros modulares se montan tal y como explica la guía de cada misión
El juego es muy parecido al Descent en cuanto a la mecánica aunque los autores (repite Konieczka) han utilizado la experiencia adquirida para realizar nuevas implementaciones y mejoras. Como veréis a continuación, Imperial Assault no escatima en componentes de juego:

Múltiples mazos de cartas, dados y personajes                                    Foto: BGG
Multitud de tokens y más cartas                                                            Foto: BGG
FORMA DE JUGAR (CAMPAÑA):

Básicamente, cada jugador elige un héroe, mientras que el miembro del grupo con más experiencia (normalmente el dueño del juego) se pone en el lado oscuro, coge el manual correspondiente (hay cuatro ni más ni menos) y monta el escenario de juego correspondiente a la primera misión. Los jugadores colocan su miniatura en el lugar correspondiente al punto inicial de salida, preparan su ficha de personaje y esperan a que el jugador Imperial narre un texto introductorio que servirá para poner a todos en antecedentes.

Todo preparado para que comienza la misión
Por turnos, va actuando un jugador rebelde y el jugador imperial, siguiente jugador rebelde y otra vez el jugador imperial, así hasta que hayan actuado todos los héroes. El jugador imperial tiene varias facciones y no puede actuar con la misma dos veces seguidas (cosa que quedaría muy extraño).

Al lado del escenario se sitúan los elementos necesarios de la partida
 En esta primera misión, por ejemplo, los jugadores tienen como objetivo entrar en una base imperial y destruir los tres terminales. Para ello disponen de 6 rondas y pueden fracasar de dos formas: agotando el tiempo o quedando todos los héroes en un estado mermado. Veamos que significa esto último con un par de fotografías:

El barbudo que parece de Purina tiene 10 puntos de vida y cuando los pierda dará la
vuelta a su personaje, pasando a estado mermado con 10 puntos de vida más pero peores habilidades
Este primo de Chewacca está en estado mermado después de sufrir una buena tunda.
Antes tenía 4 puntos de resistencia y velocidad y una habilidad especial más (furia)
Así que perder la mitad de la vida no mola nada, porque tu personaje se hace más torpe. En este caso, a los rebeldes no les basta con sobrevivir sino que tienen que protegerse entre ellos, cooperando con astucia y, además, luchando contra el crono. 

Gaarkhan intenta derribar la puerta de la base enemiga. Todo parece despejado
pero el Imperio siempre guarda sorpresas morrocotudas
Durante la misión, van ocurriendo eventos que únicamente sabe el jugador imperial, con los que trata de sorprender y hacerlas pasar canutas a nuestros héroes. Por tanto, el juego tiene momentos muy narrativos y otros donde sólo hay lugar para los mamporros. 

Aquí vemos como el wooky ha conseguido derribar la puerta pero también han
entrado en escena nuevos soldados del Imperio
Durante los eventos, es frecuente que el jugador imperial pueda elegir entre diversas opciones, buscando la que más le beneficie. En esta, por ejemplo, puede hacer que se bloquee la puerta del bunker y dejar aislado a Gaarkhan o aumentar la resistencia de los terminales. Otra cosa que tiene que decidir el jugador que maneja al Imperio es como gestionar los puntos de poder que va acumulando cada ronda que pasa. Con estos puntos podrá comprar nuevas fuerzas con las que poner en dificultad a los héroes de la Alianza Rebelde. ¿Comprará tropas baratas todas los rondas o estará varias rondas acumulando poder para finalmente sacar soldados más potentes? 

Hay diferentes dados que se utilizan para el combate, unos más potentes que otros
Para resolver los combates, los jugadores utilizan armas cuerpo a cuerpo o a distancia, se tiene en cuenta la línea de visión en estos últimos y se lanzan los dados correspondientes (indicados en el arma de cada uno). A estas tiradas se les puede añadir algún dado más fruto del estado en que se encuentre el atacante. El jugador que sufre la agresión lanza un determinado dado/s de defensa para minimizar daños. Los tokens sirven para indicar cada jugador o miniatura enemiga el número de heridas que lleva o el nivel de tensión.

Escenario mediano de una misión más avanzada                                foto: BGG
Esto del nivel de tensión o estrés son puntos que van acumulando los personajes cuando deciden realizar acciones más potentes (usar sus habilidades especiales) o realizar esfuerzos excesivos, como avanzar una casilla más de lo que su velocidad le permite. Si los puntos de estrés superan su resistencia reciben una herida. Además, para curarse primero hay que eliminar los puntos de tensión, que se puede hacer descansando, utilizando objetos curativos, etc.

Si eres de los que te gusta pintar figuritas, este juego te va a dar muchas horas
de entretenimiento                                                                                  Foto: BGG
CONCLUSIÓN:

Después de ver a grandes rasgos la forma de jugar a Imperial Assault, pienso que lo mejor del juego no es pasarse una misión o fracasar en ella, los cara a cara de las escaramuzas o pintar las figuritas. Lo mejor es la variedad de cartas, personajes y misiones que tiene y, sobretodo, el hecho de ir adquiriendo experiencia, nuevas habilidades y mejoras para las siguientes misiones de la campaña. Y esto lo hacen tanto los jugadores rebeldes como el imperial, así que el incentivo está asegurado para ambos bandos. 

Los héroes que lleva la caja básica de Imperial Assault pintados magistralmente. Aquí
podéis ver el nivel de detalle de las figuritas. Plástico de calidad.                Foto: BGG
Resumiendo, que si te haces con Imperial Assault vas a pasar muchas horas de entretenimiento lanzando dados por doquier y viendo como tu personaje y los de los demás se van desarrollando con el paso del tiempo, todo ello en un escenario muy bien ambientado en la época de Star Wars mencionada al principio de este artículo. 

Si eres un eurogamer de pro, seguramente este no sea tu juego, pero para todos los jugadores plastiqueros y seguidores del universo Star Wars, intuyo, a juzgar por lo poco que he podido rascar hasta el momento, que Imperial Assault no les va a defraudar. En todo caso, ¡que la Fuerza os acompañe!