miércoles, 27 de junio de 2012

LA NOCHE MÁS CORTA MÁS LARGA DE JUEGOS


El pasado sábado fui por primera vez al evento lúdico al que hace referencia el título de esta entrada. Fue en Sedaví, en el pabellón de deportes, al que llegué después de perderme un rato con tantas rotondas en mitad de la noche. 

Aunque la jornada, organizada por la asociación Roach Room, empezaba oficialmente a las 20:30 h, yo llegué a eso de las 23:30 h, como muchos otros que se habían quedado a ver el España-Francia. 


En un ambiente de lo más distendido y, constatando la presencia de bastantes caras conocidas, me engancharon nada más llegar César Gómez, autor del blog Dos Maracas de 10, y su colega Víctor para probar un juego que ya lleva bastante tiempo en el panorama lúdico, pero que tenía ganas de probar, así que no dije que no a una partida a De Mudanzas:


No estuvo mal, pero el factor azar me pareció demasiado elevado. Si me dan a elegir me quedo con el ubongo sin dudarlo. Después probamos una novedad española: Grill Party. Tenía ganas de jugarlo porque conocí a sus autores en Granollers, como se puede apreciar en esta foto donde estamos jugando a Campi qui pugui:


El juego es rápido, con una mecánica sencilla y no es aconsejable jugarlo con hambre, pues estás manejando en todo momento figuritas de carne, pescado, salchichas y mazorcas. Me gustó:


A continuación, nos cogió por banda Punisher, de Juégame Store, para probar un juego medieval llamado Lancaster. Tenía buena pinta, pero era muy largo y había traído varios prototipos para probarlos con la gente, así que pedí permiso para retirarme. En eso, llegó el momento de las presentaciones de asociaciones, tiendas y blogs, acto organizado por la organización, así que tuve que salir a hablar en público a todos los presentes y promocionar un poco este blog y sus contenidos. Además, toda la noche estuvieron pasando diapositivas como esta:

Bueno, en realidad sobra la V después de blogspot
Bueno, en realidad sobra la V después de blogspot
A partir de este punto, me dediqué por entero a enseñar varios de mis prototipos. Primero jugamos a Sopamanía, Nacho, de la nueva editorial valenciana Assylum Games,  sus acompañantes y yo. Lo mejor de la partida fue comprobar la nueva hoja de puntuación que permite estar a los buscadores ocupados durante el tiempo en que el maestro sopero prepara la sopa de letras. Eso quiere decir que he conseguido reducir los tiempos muertos (algo que me criticó la organización del concurso Ludópolis) a la mínima expresión. También jugamos con la nueva lista de temas, donde hay 64 en lugar de 36. Decanox hizo alarde de sus conocimientos en geografía y se llevó el gato al agua en una partida bastante ajustada.


Luego saqué el What a Face (el de las caritas) y se unieron a una partida de 6 jugadores, Xesc, el maestro del piano y Sergio y Juanma, de Homolúdicus VLC. Jugamos una ronda de demostración que se alargó hasta acabar prácticamente con el mazo de cartas. Pocas negociaciones llegaron a término para mi gusto. Tal vez por el follón existente en la sala, la disposición de la mesa o la dureza de los jugadores, todos experimentados y con pocas ganas de conceder ventajas. El caso es que no me dio tiempo a sacar ninguna foto para el recuerdo.

Por último, me quedé de organizador de una partida de Battle Market, entre César (autor de Cats), Raul y Rosa (compañer@s de Assylum Games) y Juanma, mencionado anteriormente. La partida, a pesar de la hora (cuatro de la madrugada,) fue intensa y muy disputada. Los jugadores acabaron extenuados pero contentos.


Y hubiera seguido más tiempo con todos. Además, había partida de Cats, que me apetecía volver a jugar, pero tenía compromisos al día siguiente y tuve que abandonar el barco poco antes de las 5:00 am, previas despedidas y agradecimientos a los organizadores, que estuvieron sensacionales.