lunes, 30 de junio de 2014

APRENDER JUGANDO CON LOS PAPÁS Y MAMÁS: ZOOWABOO

ZOOWABOO es un juego semi-cooperativo. Esto significa que los jugadores, en determinados momentos deben cooperar para conseguir un mismo objetivo pero en otros, deben competir para lograr diferentes metas. 


El juego consta de seis fases. En cada una se saca una balsa y se ponen alrededor diez cartas de animales. Los jugadores buscan las figuras de los animales y las colocan sobre las cartas correspondientes. Luego deben votar en secreto si creen que los animales caben en la balsa o no. Si todos votan que sí, se añade un nuevo animal y se repite la votación. Si todos votan que no, se cambia una carta de animal por otra nueva (normalmente se quita un animal grande como el elefante). 

En el momento en que hay división de opiniones, es decir, que uno o más jugadores votan que no y los demás que sí, entonces se pone el reloj de arena en marcha y los jugadores que han dicho que sí caben han de colocar en el hueco de la balsa todos los animales de las cartas antes de que se agote el tiempo. Los animales se colocan tumbados y no vale apilarlos unos encima de otros:


Si lo consiguen, esos jugadores se llevan los puntos de la ronda. En caso contrario se llevan los puntos los jugadores que habían votado no. De esta forma se juegan seis rondas, cada una con una balsa diferentes y otras diez cartas de animales. Además, la puntuación va in crescendo: la primera ronda vale un punto, la segunda dos, etc. 

ZOOWABOO es un juego muy divertido de estimación espacial. Aunque pasó algo curioso en las sesiones: resulta que lo normal es que al principio de la ronda (con 10 cartas) quepan todos los animales. Pues casi siempre había alguien que votaba en contra, dejando las cosas muy fáciles a los que habían votado sí. Así que la consigna de los padres era animar al principio a que los niños votaran que sí.