domingo, 17 de agosto de 2014

RESEÑAS INFANTILES: LOS TRES CERDITOS


Acabamos la semana con una nueva reseña infantil. Esta vez se trata de LOS TRES CERDITOS, un juego de Lauren Pouchain (no confundir con Sébastien Pauchon, el de Jaipur) y Xavier Collette, editado en España por Homoludicus.

Como podéis apreciar en las primeras imágenes, la caja del juego imita un bonito libro infantil. De hecho, el juego incluye un cuento de los tres cerditos (una nueva versión, por cierto). 


Según la caja, el juego es para 2 a 5 jugadores, a partir de 7 años y dura unos veinte minutos. Sin embargo, después de jugar varias partidas, la duración se queda en un poco menos y se puede jugar con niños de 5 años (ayudados por alguien mayor en la toma de decisiones). 


Los componentes del juego son de buena calidad. La caja viene preparada con un injerto para cada albergar todos los componentes
¿Cómo se juega?

Eres un cerdito y tu objetivo es construir la casa más sólida del vecindario, ya que el lobo feroz merodea por los alrededores. 

Al principio de la partida se separan las losetas de casas según material y parte de la casa y se organizan como en esta foto:


Luego empieza el jugador que más recientemente haya visto a un cerdo (¡o a un lobo!) y lanza los 5 dados del juego. Estos dados muestran partes de la casa o lobos. El jugador, siguiendo una mecánica que ya se está convirtiendo en todo un clásico, puede lanzar los dados hasta tres veces, quedándose cada vez con los dados que le interesen y tirando el resto o plantándose en cualquier momento. La única condición es que si sale lobo, ese dado no lo puedes volver a lanzar. 

Para coger partes de la casa se necesitan tantos dados que muestren esa parte como caras de cerditos haya impresas en la parte derecha de la loseta. Las de paja valen 2, las de madera 3 y las de ladrillo 4. 

Vamos a entender esto con un par de ejemplos:

El jugador ha conseguido 4 puertas con sus dados y se lleva una puerta de ladrillo
Este otro, en cambio, ha reunido un full de tejados y puertas y se lleva una puerta de paja y un tejado de madera
Se puede construir una casa muy alta añadiendo varias ventanas, pero sólo puede haber una puerta. Al colocar el tejado, la casa se considera terminada y ya no se le pueden añadir más partes. También hay que tener en cuenta que no se puede empezar una casa por el tejado (como todo el mundo sabe, jeje), que se pueden construir casas sin ventanas o incluso sin puertas y que se pueden construir varias casas a la vez, no sólo una. 

Ejemplo de casas correctamente construidas
¿Pero qué pasa si salen dos lobos en la tirada?

Cuando esto ocurre, el jugador que ha tirado se queda sin construir ese turno pero, a cambio, puede fastidiar a los demás. 
Si os fijáis hay dados con las figuras blancas y dados con las figuras negras. Sólo estos últimos tienen lobos
Para ello, escoge una casa de otro jugador (normalmente del que va ganando) y hace girar la ruleta con el dedo o soplando como un verdadero lobo (bueno, los lobos creo que no van soplando por ahí). La flecha de la ruleta se detendrá en un material concreto y el jugador objetivo deberá retirar del juego todas las partes de la casa construidas con ese material. Veámoslo con un ejemplo:

En la ruleta sale la paja

La casa objetivo pierde la puerta, que era de paja
Como habréis observado, la ruleta tiene tres zonas de paja, dos de madera y sólo una de ladrillo. Es decir, que los materiales, cuanto más sólidos menos probabilidades habrá de que sean devastados por el vendaval. 

Con esta  mecánica se van sucediendo los turnos, con los jugadores construyendo y derribando casas hasta que se termina la partida. Esto ocurre en función del número de jugadores. Por ejemplo, en una partida de cuatro jugadores, la partida acaba cuando se terminan cuatro montones de partes de casa.

Se acabó la partida para 4 jugadores
 En ese momento ocurre algo muy importante: todas las casas inacabadas se retiran del juego, así que conseguir tejados es imprescindible conforme se acerca el final de la partida.

Luego, cada jugador cuenta un punto por las caras de cerditos de cada parte de sus casas acabadas. Además, suma otro punto por casa terminada y por cada maceta que tenga (aparecen en ventanas y puertas). El que sume más puntos gana la partida.

PARTIDA AVANZADA 

 Se juega igual pero cambiando el sistema de puntuación. En lugar de contar un punto por casa construida y por maceta, gana 3 puntos extra el jugador con más casas construidas y otros 3 el que más macetas tenga. 

Además, también gana 3 puntos el que haya construido la casa más alta y 2 el primero en construir una casa con puerta y ventana toda de paja, de madera o de ladrillo.

Cartas de puntuación especial
En definitiva, un simpático y divertido juego, rápido y con cierto nivel de estrategia (aunque el azar te puede jugar una mala pasada) ideal para jugar con los pequeños de la casa. ¡Nos vemos!