miércoles, 26 de mayo de 2010

APRENDER JUGANDO: RAPIDCROCO


Esta semana no hemos podido estrenar ningún juego. Se acerca el final del curso y tanto Voro como los niños necesitan tiempo para preparar el festival y otra serie de actividades, así que sólo hemos tenido una sesión, que dedicamos al Mosquito y a juegos anteriores.

Por eso aprovecho para hablaros de uno de los juegos realizados meses atrás: el RAPIDCROCO de Roberto Fraga o "el joc dels detectius", com diu Voro.

Se trata de un divertido juego de deducción lógica donde se muestran una serie de cocodrilos sospechosos y los jugadores deben descubrir rápidamente al cocodrilo culpable fijándose en diversos indicios.

Hay 10 cartas de indicios, que pueden ser:

- si es chico o chica
- si es verde o azul
- si está gordo o delgado
- si lleva gafas o no
- si lleva sombrero o no



De las 10, se sacan al azar 5 (una de cada bloque) todas a la vez. Entonces, los jugadores deben encontrar rápidamente al único cocodrilo de los 32 que cumple los 5 requisitos mostrados en las cartas de indicios.

Pero, además, este cocodrilo está señalando a otro que, a su vez, señala a otro, y a otro, y así hasta que un cocodrilo resulta ser señalado dos veces o no señala a nadie. Dicho reptil es el culpable y el primer jugador en identificarlo se queda esa carta de recompensa.


De esta forma termina una ronda y se empieza una nueva. El juego termina cuando el detective más brillante logra arrestar a tres cocodrilos (si bien recuerdo).

VARIANTE PARA LOS ALUMNOS:

Con los niños utilizamos dos importantes variaciones en las reglas:

1- En lugar de todos a la vez, se iban descubriendo los indicios uno a uno
2- El cocodrilo que cumplía todas las condiciones de los 5 requisitos era el culpable. No se tenía en cuenta el recorrido de brazos señalando a otros lagartos.

Esto realmente facilita mucho el juego, al que jugamos en gran grupo y en pequeños grupos de 5 alumnos:

Se acaba de descubrir el tercer indicio: ¡el sospechoso es verde!

Aquí vemos a Voro revelando el cuarto indicio

Un buen detective está siendo felicitado por haber encontrado al culpable


Jugando un grupo de niños en su mesa hexagonal