miércoles, 9 de mayo de 2012

GRANDES JUEGOS DE HABILIDAD: BILLAR HOLANDÉS, BILLAR JAPONÉS Y AYUDA DE LOS "MAYORES"


En las dos últimas semanas de proyecto, hemos introducido dos nuevos juegos a las sesiones. Uno es el billar holandés y el otro el japonés. En un principio, ninguno de los dos juegos estaban incluidos en el proyecto, pero los descubrí en una de mis visitas a la web de la editorial Asmodée y pensé que valía la pena incluirlos. Teniendo en cuenta que la mayoría de juegos de habilidad son fáciles de explicar y que l@s alumn@s los cogen enseguida, decidimos sacrificar el número de copias que pensábamos adquirir de algunos juegos para poder comprar estos otros y dotar a esta experiencia de mayor variedad. Así que, lo que en principio iban a ser 8 juegos diferentes, finalmente serán 12, pues a los dos mencionados en el título hay que añadir el Air Hockey y el Kubb.


El billar holandés, llamado en Holanda Sjoelbak, es original de los Países Bajos. Parece ser que ya se jugaba en el Siglo XVIII, en mesas alargadas y estrechas. 


En este juego, cada jugador lanza los 30 discos de madera de forma consecutiva, intentando meterlos por las cuatro puertas del fondo. Las puertas valen, de izquierda a derecha, 2-3-4-1 puntos, es decir, que las puertas centrales son las que más puntúan. Esto se debe a que es más fácil introducir un disco por las puertas laterales que por las centrales, ya que es más probable que entren los discos al rebotar contra las paredes de los lados. 

Los discos que no entran en ninguna puerta de puntuación no se retiran sino que se quedan donde se hayan parado, estorbando los demás lanzamientos o esperando a ser empujados por otro disco para que entren. Al terminar de lanzar los 30 discos, el jugador recoge aquellos discos que no hayan entrado y los vuelve a lanzar una segunda vez. A continuación, lanza una tercera ronda y, al final, cuenta los puntos que se ha hecho. 

Lo más original del sistema de puntuación es que por cada serie que logre recibe 20 puntos. Una serie consiste en meter un disco en cada puerta (normalmente serían 10 puntos pero por lograr tal hazaña te dan el doble).

Nosotros lo hemos adaptado a los niños y, en lugar de lanzar 30 discos, tiran 7 cada uno, con colores diferentes para distinguirlos (esto lo hemos hecho pensando en una futura variante en la que los jugadores lancen de forma consecutiva, creando una interacción entre ellos que en la manera original de jugar no existe). De esa forma es muy difícil conseguir una serie pero, a cambio, no está cada niño esperando unos 90 lanzamientos hasta que le toque jugar. 


El billar japonés es, en realidad, francés. Se trata de una de las muchas variantes del juego de destreza tradicional francés bagatelle, del Siglo XIX. El billar japonés es el juego más sencillo del proyecto. Cada jugador lanza 10 bolas por una superficie inclinada, tratando de introducirlas en los orificios de la parte superior. Cada uno de estos agujeros tiene impresa una puntuación. Al finalizar los diez lanzamientos, el jugador cuenta sus puntos y pasa el turno al siguiente. 

Como adaptación, cada alumno lanza 6 bolas en lugar de 10.

La otra novedad del proyecto es la ayuda de los "mayores":

Como en las clases de 1º los niños son muy pequeños y no puedo dar a los cuatro o cinco grupos que formo toda la atención que necesitan, ahora vienen a las sesiones cuatro alumnos de tercer ciclo a supervisar  cada uno de los grupos. De esa forma, hacen de árbitros, llevan las puntuaciones, aclaran dudas, organizan los turnos e incluso juegan un poquito con los más pequeños.

En las fotografías que veremos a continuación podéis observar todo lo relatado:

 Niñas de primer curso jugando al tumblin-dice ante la atenta mirada del supervisor



 Esa bola previamente había subido y ahora está cayendo, por lo que la mano se dispone a retirarla


 Para extraer las bolas que han acertado es necesario levantar el tablero



 Hacer 4 grupos suele ser lo habitual en estas sesiones






Un saludo!