sábado, 17 de enero de 2015

RESEÑAS INFANTILES: ¡SUPER RINO!

Bienvenidos de nuevo, amigos y amigas lúdicos. Es hora de una reseña infantil. Vamos a ver un tambaleante juego de habilidad y equilibrio en el que hay que ayudar a un super héroe de aspecto animal a encaramarse al más alto de los edificios para vigilar la ciudad. Sí, amigos, os estoy hablando de SUPER RINO!!!!

Excelente ilustración de la caja
Autores: Scott Frisco y Steven Strumpf
Editorial: Haba
Edad: +5
Jugadores: 2-5
Duración: 10'

IDEA DEL JUEGO:

En Super Rino, los jugadores van construyendo entre todos un rascacielos, intentando que no se venga abajo y Super Rino va ascendiendo a los pisos más altos para tener controlada toda la ciudad. y mantenerla libre de villanos. 

Componentes del juego de buena calidad


OBJETIVO DEL JUEGO:

Ser el jugador con menos cartas en el momento en que el edificio se venga abajo o, entre todos, construir el rascacielos en su totalidad para alcanzar una espectacular victoria colectiva.

PREPARACIÓN:

Se reparte a cada jugador 5 cartas (7 si son dos jugadores) y se pone en el centro de la mesa  la carta inicial de cimiento del rascacielos. Al alcance de todos se dejan las paredes y a nuestro amigo Super Rino. Empieza la partida el jugador que más recientemente haya realizado una buena obra (ya que es un juego de superhéroes, jeje).

Estas son algunas de las graciosas paredes del juego

DESARROLLO:

El primer jugador coloca las paredes conforme marca la carta de cimiento y luego juega una de sus cartas en mano como si fuera un tejado. Entonces le toca al jugador de la izquierda, que tendrá que construir el siguiente piso ateniéndose a las guías del tejado anterior. 

Principio de una partida a este pequeño gran juego

Pero no va a ser todo tan monótono. Muchas cartas tienen símbolos especiales que indican acciones que afectan al propio jugador o al jugador siguiente. Estas acciones son: jugar otra vez, saltarse al siguiente jugador, hacer que robe el siguiente jugador, cambiar el sentido del juego y la acción estrella: colocar a Super Rino

Aquí podéis ver varias cartas de tejado, con las 5 acciones especiales y diferentes guías de construcción
FINAL DE LA PARTIDA:

Con estos pocos ingredientes la partida se va desarrollando hasta que un jugador se queda sin cartas (y se proclama vencedor), alguien tira el edificio (y gana quién menos cartas tenga en ese momento) o se terminan las paredes de construcción (cosa rarísima).

OPINIÓN PERSONAL:

Como ya habréis podido deducir si os habéis leído la reseña, Super Rino es un juego que me gusta. Con pocos ingredientes, los autores neoyorquinos (muy apropiado por lo de los rascacielos) han conseguido crear un juego muy divertido y rápido de jugar. 

Las acciones especiales le dan el toque estratégico justo para este tipo de juegos y el diseño de las cartas hace que, poco a poco, vaya creciendo un edificio muy simpático y de lo más variopinto. 

El momento de subir a Super Rino a la planta más alta cuando el edificio ya empieza a tener una altura considerable es uno de los mejores de la partida. Y la ilusión de acabar el rascacielos cuando ves que quedan pocas paredes por poner es otra de las peculiaridades de este juego. 

Estas aguerridas jugadoras construyen un edificio para Super Rino

Con esta altura la construcción se tambalea y parece que se va a venir abajo

Esta jugadora pide perdón porque me toca
 colocar a Super Rino en un momento bastante delicado

Parece un milagro que la edificación no se venga abajo:
¡si parece la Torre de Pisa!

También se puede jugar en exteriores pero aseguraos de que no hace aire

Este es un rascacielos casi acabado
Y eso es todo, amigos. Si alguien, jugando a Super Rino, consigue acabar el edificio, que no dude en enviarme la foto. Nos vemos en facebook y en google+