lunes, 12 de enero de 2015

RESEÑAS JUGONAS: CASTLES OF MAD KING LUDWIG

Hola visitantes de Narghai. Por fin vuelvo a la sección de reseñas para los más jugones y esta vez lo hago con un juego que me ha encantado tanto por su temática como por su mecánica. ¡Hoy os presento CASTLES OF MAD KING LUDWIG!

Portada de gran belleza como no podía ser de otra forma
Autor: Ted Alspach
Editorial: Bézier Games
Edad: +13
Jugadores: 1 - 4
Duración: 90'
Contenido: ver imagen inferior

Un porrón de losetas acaparan la mayor parte del contenido de Castles
INTRODUCCIÓN:

El juego se basa en el famoso Castillo de Neuschwanstein, de estilos neorrománico y neogótico, cuya construcción fue ordenada por Luis II de Baviera (el rey loco). En Castles, cada jugador se pone en la piel de un contratista que tratará de conseguir los mejores tratos en cada ronda para construir el castillo más guay del reino. 

Si has estado en Neuschwanstein y te has bañado en el lago este juego será tu perdición (y si no también)


PREPARACIÓN:

Según el número de jugadores se escoge una parte u otra del tablero de juego y se montan las cuatro partes que lo componen como en la foto:

Tablero para 4 jugadores
Después se coloca cada habitación en su lugar correspondiente, así como los pasillos, escaleras, cartas y losetas de favor

Ya estamos casi listos para empezar la partida
Se elige al jugador inicial, a quien se le otorga una ficha con forma de castillo llamada ficha de Maestro Constructor y los jugadores colocan su contador de puntos en la torre de puntuación

El jugador inicial empieza con 0 puntos (el resto con un punto más por posición)
Cada jugador recibe su loseta inicial de castillo (una especie de vestíbulo), una loseta de ayuda, 15000 marcos y 3 cartas de bonus, de las que devuelve una. El resto del dinero se deja a un lado del tablero.

DESARROLLO:

Al inicio de cada turno, el jugador inicial descubre un número de cartas de habitación determinado según el número de jugadores (5, 6 ó 7 cartas para 2/3/4 jugadores). Estas cartas revelan las losetas de habitación que hay que sacar al ruedo. A continuación, el mismo jugador coloca cada habitación en la parte inferior del tablero poniendo un precio a cada una. 

El maestro constructor acaba de poner precio a cada habitación de la ronda vigente

Ahora, a partir del jugador de la izquierda del maestro constructor, cada jugador puede comprar una habitación (pagando la pasta al maestro), un pasillo o escalera, que siempre valen 3000 del ala o no comprar nada y recibir 5000 machacantes. El último jugador en comprar es el propio maestro (imaginaos lo que esto significa). Para terminar la ronda, se coloca una moneda de 1000 marcos en cada habitación que quede sin comprar y el turno de maestro constructor pasa al jugador de la izquierda, quien sacará tantas habitaciones como sea necesario hasta cubrir el cupo indicado arriba.

REGLAS DE COMPRA Y COLOCACIÓN DE HABITACIONES:

Vamos a ver ahora los requisitos que hay que cumplir a la hora de comprar habitaciones, para que veáis que esto no es jauja. 

1- Lo primero y más obvio es que hay que tener cash. Aquí no hay préstamos que valgan.
2- Tienes que poder colocar la habitación en tu castillo. Por ejemplo, no podrás construir un sótano si todavía no dispones de unas escaleras que desciendan al nivel inferior. 
3- Se construye siempre con una orientación de 90 grados. Ya sabéis que los alemanes son muy cuadriculaos (aunque el autor sea estadounidense la temática es germana)
4- Siempre debe haber una entrada exterior al castillo (si no vaya gracia)
5- No puedes construir una habitación adyacente a las verjas de un jardín (eso rompería la armonía general de la construcción)

ICONOS DE LAS HABITACIONES:

Cada vez que construyas una habitación te sumarás los puntos de victoria de la esquina superior izquierda. Pero, además, te has de fijar en los iconitos del centro de la loseta que indican si dicha habitación suma o resta puntos por colocarla adyacente a otra/s habitacion/es (según el tipo). Por ejemplo, una habitación dedicada a las artes y al jolgorio no debe ir junto a un dormitorio (no dejas dormir, pues menos puntos de victoria, chaval). 

Los sótanos son especiales, pues en lugar de sumar o restar puntos según junto a qué los coloques, dan puntos por cada habitación que construyas de cierto tipo. 

El sótano grande da 2 puntos por cada habitación de actividades de este castillo
 y resulta que hay 5 de esas. Buena jugada, amigo.

TERMINAR UNA HABITACIÓN:

Las habitaciones se compran y se colocan pero es al comunicar todas sus entradas cuando se consideran completadas. Entonces otorgan una valiosa ventaja en función del tipo de habitación, que puede ser desde jugar un turno extra hasta ingresar 10000 marcos, pasando por volver a puntuar una habitación o coger cartas de bonus. 

Las diferentes ventajas por completar una habitación según el tipo
CARTAS DE BONUS:

Las cartas de bonus nos dan puntos extra al final de la partida, así que cuantas más tengas mejor. Dan puntos por cada habitación de un determinado tipo, de una forma concreta, por tener el set mostrado en la carta, por puertas exteriores, etc.

Varias cartas de puntuación extra

LOSETAS DE FAVOR:

En el tablero de juego se ponen al principio de la partida tantas losetas de favor como jugadores haya. Cada una de estas losetas indican un objetivo común por el que competirán los jugadores hasta el final de la partida. Estos objetivos pueden ser: ser el que más dinero tenga, ser el que más jardines tenga, ser el que más habitaciones tenga, etc.

Algunas losetas de favor: tener más comedores, más habitaciones completas, más dormitorios...

FINAL DE LA PARTIDA:

Al terminar la última ronda en que se pueden sacar a la venta las cartas necesarias para una ronda completa concluye la partida. En ese instante se contabilizan los puntos de las losetas de favor. Además, cada jugador suma puntos por cada habitación que tenga del tipo que se haya agotado si se da el caso (lo que en mi grupo llamamos habitaciones populares). Además, los jugadores enseñan sus cartas de bonus (que eran secretas hasta entonces) y las puntúan. Por último, se suma un puntito por cada 10000 marcos (como veis la pasta no da mucho. Luis II quiere que os la gastéis no que os la guardéis debajo del colchón). El jugador con más puntos gana la partida.

Resultado final con tres castillos en la imagen
OPINIÓN PERSONAL:

Uff, qué voy a decir de este juegazo que no sea bueno. Venga, pues voy a empezar por lo malo: el desorden de dentro de la caja. El juego no viene con ningún tipo de inserto y te dan solo una bolsita de autocierre, cuando está claro que hacen falta por lo menos siete. Y se acabaron las críticas. 

El interior de la caja del juego parece Sodoma y Gomorra
Ahora lo bueno: 

1- Un diseño original, bonito y muy detallista, con símbolos muy acertados que favorecerán el desarrollo de la partida. 

2- Rejugabilidad asegurada gracias a las 24 losetas de favor, las 27 cartas de bonus y el abundante número de habitaciones y jardines (no hay que olvidar que todo castillo que se precie debe contar con unos jardines a la altura del resto de la construcción).

3- La mecánica de fijar precio y orden de elección de las habitaciones es una auténtica delicia. Es el momento AP del juego, pues al que le toca hacer de maestro constructor se ha de pensar muy bien qué precio le da a cada habitación. Al ser el último en elegir se le presenta el dilema de si poner la habitación que más le interesa muy cara para que nadie se la birle aunque luego se arruine al comprarla o si la deja baratilla, arriesgándose a que alguien la compre antes. ¿Y qué hacer con las habitaciones que más interesan al resto de jugadores?, ¿las pone caras para que cuando las compren se forre?, ¿o se pasará con el precio y los demás comprarán habitaciones menos interesantes pero mucho más económicas, escaleras o incluso pasarán para llevarse 5000 marcos y dejar al maestro sin ingresos?, ¿quizás un término medio?

Vista general de una partida en la última ronda

4- La mecánica de terminar habitaciones también resulta sumamente interesante. En un mismo turno puedes hacer combos espectaculares como el de acabar dos habitaciones (puerta con puerta), con una recibir ingresos que te permitan comprar una nueva estancia y con la otra recibir un turno extra que utilizarás para adquirir esa habitación cara que nadie se pensaba que podrías pagar. El hecho de que cada tipo de habitación otorgue una ventaja diferente me encanta. 

5- El juego es divertido, ágil, fácil de aprender y con muchas posibilidades para desarrollar tu estrategia.

6- Y, además, este castillo se va cruzando en mi vida cada cierto tiempo: hice un puzle en su día, lo visité haciendo Interrail (una opción económica de verlo), me lo volví a encontrar en maqueta en Hamburgo, y ahora un genial diseñador saca el juego de mesa. ¿Qué más se puede pedir?

Espectacular maqueta de Neuschwanstein en Hamburgo
Ticket de entrada (ya hace algunos años. ¿Organizamos un tour?)
Y junto al restaurante King Ludwig's hace muy poquito

Espero que os haya gustado. ¡Nos vemos!