jueves, 22 de abril de 2010

LA MATRIZ PERFECTA: RESEÑA



LA MATRIZ PERFECTA es un solitario cuyo único objetivo es situar las 84 piezas hexagonales en su lugar correspondiente del tablero de juego.

Para ello tendrás que distribuir todas las fichas por los alrededores del tablero y dejar un espacio frente a ti para hacer probaturas y desarrollar la estrategia adecuada que te permita avanzar hasta completar el juego.

Dispones de una hoja de pistas en la que encontrarás las posiciones de hasta 7 fichas. A éstas las he llamado las fichas clave.

Pero no conviene abusar de las pistas. El verdadero mérito del juego está en completarlo a partir de la ficha clave 1. Supongo que se podrá resolver incluso sin mirar dicha ficha, pero debe ser muy difícil. Yo mismo lo completé anoche partiendo de la F.C.1 y tardé más de una hora en conseguirlo.

Mi impresión fue la siguiente: la cosa empezó rodada pero a las siete u ocho fichas se empezó a complicar el tema. Avancé a duras penas hasta que llegué a otro tramo del juego cómodo, aunque fue un espejismo. Volvieron a presentarse múltiples dudas que fui resolviendo duramente (no voy a especificar cómo) y ya las últimas veinte fichas fueron muy fáciles de ubicar.

Me hice las fichas con una base de almohadilla de ratón (que tenía una gigante de publicidad por ahí y la aproveché). Así, lo mismo que con goma eva, se manejan las fichas con gran comodidad. No obstante, está claro que este es un juego de una única solución y, por tanto, está pensado para jugarlo muy pocas veces. Puede ser que un jugador haya necesitado ver cuatro fichas clave para resolverlo y se pique para completarlo sin mirar tantas pistas, pero lo dicho, La Matriz Perfecta está pensado para jugar pocas veces, así que si te animas con el P&P con que te lo fabriques en cartulina creo que valdrá.

Dejo unas fotitos (el tablero completado no lo puedo poner porque veríais la solución):

Las fichas del juego

Fichas vistas desde arriba


Otra vez las cinco pilas de fichas